Mijares en la VIII Subida a la Calzada Romana

La tarde del sábado dos de agosto venía marcada en el calendario por la participación en la VIII Edición de la Subida a la Calzada Romana del Puerto del Pico. Una hora antes ya paseábamos por las calles de Cuevas del Valle, donde se concentraban los corredores.

Una carrera en un marco incomparable en pleno corazón de la Sierra de Gredos, en uno de los Puertos míticos de esta zona. Con una distancia de 4,4 kilómetros, salvando un desnivel de más de cuatrocientos metros, en la que los trescientos cincuenta inscritos tomamos la salida a las 19:00 h. desde la plaza del pueblo.

A lo largo del recorrido, dos puestos de avituallamiento y mucho público, especialmente en la llegada, donde se agolpaban centenares de personas en la pradera del puerto, llevando en volandas a los corredores los últimos metros.

Excepcionales vistas a medida que ganábamos metros y mucha dureza en una calzada romana que hizo sacar lo que llevábamos dentro para completar el recorrido. Rampas de empedrado y un único tramo de recuperación previo al último zigzagueo de ascenso.

10562494_10202205400927742_1208002328148239312_o

Como en muchas ocasiones, el reto, el objetivo y, sobre todo, la compañía fue uno de los alicientes para subir la calzada romana. Unido a que decidimos llevar los tres la camiseta de nuestro pueblo, para dejarnos ver y promocionar de esta manera el nombre de Mijares en una carrera de referencia, donde podíamos encontrar a personas de localidades del Barranco de las Cinco Villas, así como venidos de provincias limítrofes y pueblos cercanos.

Los participantes ascendieron el trazado entre los veinticuatro minutos, el vencedor, y una hora y veinticuatro, el último en llegar a meta, repartidos en diferentes categorías. Entre todos ellos, los que disputaron la carrera, otros que realizaron andando el recorrido, padres e hijos, niños, hombres de avanzada edad, quedando de manifiesto que el deporte no tiene edad y que pueden más las ganas que la intención.

El esfuerzo y sacrificio para completar la subida llevaba una fuerte carga emocional, tenía el mal sabor de boca desde que en 2009 las llamas arrasaran con gran parte de la masa arbolada del puerto y ver cómo el fuego redució a cenizas el espeso pinar. Subir por la calzada, disfrutar del deporte y las vistas espectaculares en una ascensión donde al llegar a la zona alta, podías volver la vista y mirar lo que habías completado, divisando el monumento y la gente que se concentraba en la meta.

10501633_10202205397847665_3583016523510292876_n

La sensación de entrar en meta no es comparable con nada, por encima del resultado. Llevando un ritmo constante y completando la prueba sin hacer una parada ni dejar de correr. Ver que llegas arriba y que lo que te propusiste hace unos días ya era un objetivo alcanzado, algo más a tachar en la larga lista de cosas por hacer. Poder mirar al cielo dedicando el esfuerzo a quienes están ahí arriba, los sentimientos que se mezclan con el cansancio y el saber que junto a ti, tenías a dos amigos que compartieron una tarde inolvidable de deporte en el Puerto del Pico. El color morado cruzó la meta de la Calzada Romana. Va por ti.

Anuncios

Deja tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s