Ángel Vallejo, 3º en la pasada Vuelta Ciclista a Ávila

De nuevo, tuvimos una pasada por Mijares, de la XXXVIII edición de la Vuelta Ciclista a Ávila, donde nuestro corredor Ángel Vallejo, disputaba con el dorsal número uno, merced a la victoria en pasada cita abulense.

El Supermercados Froiz, de nuevo, dió un recital en las tres etapas, adjudicándose dos de ellas (Primera etapa para el navero De Segovia, así como la segunda, para el bejarano Moisés Dueñas).

Fue en la segunda etapa, donde Ángel Vallejo protagonizó una escalofriante bajada al Puerto de Mijares. Desde su punto más alto, estuvimos congregados muchos mijariegos para ver la ascensión. Era Dueñas, quien coronaba primero, tras él, un escudero de lujo, el propio Vallejo, que hacía de las suyas, para abrir hueco en la subida. Un pequeño pelotón coronaba Mijares, liderado por el grueso del Supermercados Froiz.

Tras esta etapa, la escuadra de Evaristo Portela, copaba los tres cajones del pódium, a la espera de definir en qué posición quedaría finalmente cada uno de sus corredores, a falta del circuito urbano de las Murallas.

El domingo, de nuevo, volvimos a Ávila, como ya hiciéramos en la anterior edición del 2010, para pasar un agradable día de ciclismo y compartir unos minutos con Ángel y su familia.

Este año, la novedad en el recorrido de esta última etapa, residía en que el trazado iba a discurrir únicamente por el habitual circuito de las Murallas, salida desde la Calle San Segundo, con dirección a San Vicente, descenso por la Ronda Vieja, enlace con la carretera del Hospital, y subida por el Rastro, hasta enlazar con San Segundo. Veinte interminables vueltas durante casi dos horas, donde surgían tímidos ataques, que iban siendo neutralizados por el pelotón, de nuevo comandado por el Froiz.

Evaristo Portela, estuvo durante toda la carrera en línea de meta, asesorando a sus corredores, un hombre con las cosas claras, al que tuve la ocasión de escucharle cambiar impresiones y del que me quedó un gran sabor de boca, al saber que nuestro Vallejo, se encuentra en buenas manos.

 

Etapa controlada, como decimos, con varios ataques en cabeza, que el exigente trazado, así como el duro ritmo que ponían en cabeza tanto Vallejo como De Mateos, hacían estériles las intenciones de triunfo en las Murallas abulenses.

Anuncios

Deja tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s