Las Torres, sucedido en el Siglo XII

Castillo de “Peñaflor” en Cuerva (Toledo) origen de esta historia.

D. Nuño Rabia (¿?-1180) fue un caballero abulense al servicio del Concejo de Ávila, de profesión adalid. Tenía a su mando un grupo de guerreros cristianos a las órdenes de Alfonso VIII “El Noble”, Rey de Castilla (1155-1214) cuya  misión era combatir a los moros que habitaban en tierras del Sur.

Este caballero vivía en el castillo de Peñaflor, (probablemente el de la localidad de Cuerva, Toledo), junto con otro llamado Martín Martínez Malo.

Al llegar un día D. Nuño a su Castillo después de una jornada de caza, Martín le cerró las puertas a él y a los suyos, negándole la entrada. Entonces éste no se le ocurrió otra cosa que ir a conquistar el lugar de Las Torres.

En este tiempo (Siglo XII) el lugar de Las Torres estaba formado por dos torres de vigilancia, destinada a ver los movimientos de los moros, lo cual deja pensar que no debió de ser muy complicada su ”conquista”.

Acto seguido D. Nuño pidió socorro a los concejos de Plasencia y Béjar sabiendo que iba a encontrar oposición entre los suyos. Les dijo que si lo auxiliaban les entregaría estas tierras para engordar sus dominios.

En el libro “Historia de las grandezas de la ciudad de Ávila” escrito por Luys de Ariz en el año de 1.607, nos encontramos con un texto importante para la recostrucción de lo sucedido:

“Los del Concejo de Bejar y de Plasencia viajaron a caballo, con sus estandartes alzados y se movieron para ayudarle”

Los de Ávila recibieron la  noticia de lo ocurrido, y sin demora salieron para quitárselas.

“En tanto hubiéndolo saber los de Avila, pues estas torres eran a seis seguas de Burgo-Ondo, que hoy le llaman la Abadia. E en esa noche hicieron espolonada, e viajaron 14 leguas e al otro albor llegaron hi. E ansí vieron Las Torres en su poderío”

Pero el Obispo de Ávila Domingo Blasco (¿?-1182) los siguió con objeto de evitar todo choque, recriminando a ambos bandos que lucharan entre sí y no contra los infieles.

“E los de Bejar e Plasencia viajaron a unas cabezas casi hi cerca. E los de Avila quisieron viajar contra ellos, mas el Obispo comenzoles a facer sus santas predicaciones e mogoles ca no faciesen tan maño mal que se diesen cuenta ca eran tambien cristianos”

Al final pelearon habiendo una gran escabechina de muertos, resultando vencedores los Abulenses

“… mas ellos no le quisieron creer e fabláronle ca si no salían del medio ca le feririan en la corona. E el Obispo fabló: dios vos quebrante la sobervia e orgullo que tenedes, non fue poderoso para evitar la guisa, que fue grande e huvo gran mortandad. Mas, los de Avila quedaron con los castillos que se los entregaron a Nuño Rabia, e se tornaron en buena amistad”.

Después hicieron las paces y lo sorprende de toda esta historia es que se quedase con estas tierras D. Nuño Rabia.

“El Obispo de Avila supo traer pleitesía de tal guisa, que se las huvo de entregar Nuño Rabia”

Los Concejos de Plasencia y Béjar se volvieron a sus casas con honor por su valentía en la batalla.

No daría mas guerra este Don Nuño hasta el año de 1180, cuando tropas leonesas del Rey Fernando II le derrotan a él y a su ejército cerca de Guijuelo, cortándole la cabeza en señal de advertencia a las demás tropas castellanas.

También encontramos referencias de esta historia en el manuscrito realizado  en 1854 por el capellán José María Barrio:

“Que sucedió en Ávila y su obispado haber mandado un caballero, que tenía una torre y castillo, gente de guerra de la ciudad de Plasencia y de la villa de Béjar, para entregárselos, porque el concejo de Ávila lo quería prender. El caballero era Nuño Rabia, natural de Ávila, de la familia de los marqueses de las Navas”.

Nota: en el Libro de las Fiestas de Mijares del año 1998, aparece relatada la historia por Don Celerino Martín.

David Sánchez González

Anuncios

5 thoughts on “Las Torres, sucedido en el Siglo XII

  1. Hola, David
    en lo que cuentas de 1180, ¿me podrias indicar donde conseguir mas informacion de esa batalla entre Fernando II y Don Nuño?

    Me gusta

  2. Hola!Esto es todo lo que he podido reunir referente a esta historia. Sobre este caballero no he podido saber más de lo que aquí sale. Este suceso tambien lo contó Celerino Martín en el libro de las fiestas de Mijares de 1998. Siento no poder serte de más ayuda.

    Un saludo y gracias por tu interés.

    Me gusta

  3. Es probable que “Peñaflor” se refiera a una antiguo poblado – villa desahabitada de la que queda el resto de una iglesia e incorporada a “El Tejado”, en la actual provincia de Salamanca, en las faldas del Berrueco (cerro con abundantes restos que alcanzan la Edad del Bronce); y que esas “Torres” se refieran a las del Puente del Congosto -lugar distante unos pocos kilómetros de “Peñaflor”.
    Había leído referencias a este sujeto y a esta “aventura” en una tesina sobre Historia de la Medicina en el antiguo campo de Salvatierra (cerca de Guijuelo). He encontrado el siguiente texto con la referencia bibiográfica:

    “Tal vez aquí coincida el suceso que cuenta en su manuscrito José María Barrio y Rufo citando al padre fray Luis de Ariz: “Que sucedió en Ávila y su obispado haber mandado un caballero, que tenía una torre y castillo, gente de guerra de la ciudad de Plasencia y de la villa de Béjar, para entregárselos, porque el concejo de Ávila lo quería prender. El caballero era Nuño Rabia, natural de Ávila, de la familia de los marqueses de las Navas”- [El rey don Fernando de León, que fue el que edificó Ciudad Rodrigo el año 1170, andaba muy indignado con Nuño Rabia (No olvidemos que este personaje ya tuvo un fatal encuentro en 1163 con Fernando II cuando llegó con sus gentes de Ávila ayudando a los de Salamanca para ir contra los de Ciudad Rodrigo siendo derrotados por el rey) y otros vasallos suyos.] El Nuño Rabia se hizo fuerte con otros amigos en el castillo de Peñaflor, donde se le reunió como amigo Martín Martínez Malo, que después fue freire de Calatrava. Habiendo salido un día de caza Nuño Rabia, vuelto de ella, Martín Martínez Malo no le permitió entrar en el castillo. Visto su proceder por Rabia, pasó al puente del Congosto y se apoderó de sus torres. Y acto seguido pidió socorro a los concejos de Plasencia y Béjar. Y les decía que, si lo auxiliaban, se los entregaría. Tal luego como los concejos de Plasencia y Béjar recibieron el aviso, montaron a caballo con sus enseñas alzadas y se dirigieron para referido punto y tan a la ligera que, en día y noche que recibieron el aviso, anduvieron catorce leguas, de suerte que al siguiente día eran ya en compañía de Nuño Rabia y señores de expresadas torres. Estas estaban seis leguas de Burgohondo, que aquí llaman Abadía. Los de Ávila recibieron noticia de lo hecho por Rabia y sin demora salieron para quitárselas. Pero su obispo Domingo Blasco los siguió, con objeto de evitar todo choque. Para su consecución habló a sus abulenses, quienes le pidieron se presentase a Nuño Rabia y demás, e intimase al momento les entregase las torres y abandonasen la tierra de Ávila. De lo contrario estaban dispuestos ha hacerles mucho mal. Así lo hizo el obispo, pero no le quisieron atender y sí le mandaron que, si en el instante no marchaba, le herirían en la corona. Por cuyas palabras tan desatentas el obispo, enfadado, les dijo: Dios os quebrante tanta soberbia y orgullo. La pelea se realizó; la que fue grande y hubo gran mortandad. Después de la cual se hicieron amigos y Nuño Rabia entregó las torres a los de Ávila. Y los concejos de Plasencia y Béjar se volvieron a sus casas con honor. Dicho obispo Domingo Blasco murió el año de 1182. Así lo dice el maestro Gil González Dávila, en el libro I, capítulo 7, de su historia de Ávila.”

    (tomado de un tal Brandan en http://www.celtiberia.net)

    Aunque todos estos lugares quedan muy lejos de Mijares, cierto es que la Villa del Puente del Congosto perteneció hasta la actual división provincial a Ávila. (Pero hay multitud de Peñaflores, y puentes sobre congostos -un leonesismo según la D.R.A.E., aunque a lo mejor un simple arcaísmo; congosto significa cañón o estrecho de un río).

    En cuanto a la batalla de Salvatierra, en el propio texto citado se apunta qué sucedió: Fernando II estaba interesado en instaurar la Diócesis de Ciudad Rodrigo -o reconstituir la sede visigoda de Calabria- para repoblar este extremo entre el Coa y el Yeltes (aproximadamente); el alfoz de Salamanca (amenzado en sus intereses) se rebeló y fue ayudado por el tal Nuño Rabia; las tropas reales derrotaron a las de la ciudad y a sus aliados castellanos, y el rey mandó decapitar en el propio campo de batalla al caudillo abulense para que sirviera de escarmiento.

    Me gusta

  4. El pasado Viernes 30 de Noviembre del 2012 tuve la suerte de estar en el mismo Puente del Congosto (Salamanca) para ver y saber un poco más sobre esta historia. Gran localidad con su puente imponente y con su castillo a pie del mismo. Esta localidad es, y no otra, el origen de esta pequeña historia por la conquista de Las Torres.

    Me gusta

Deja tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s