Solo el ruido rompía el silencio

9-11-m

Pasaba por el calendario un día más de clase, un jueves día 11, cuando en mitad de un silencio en el aula, el timbre retumbó en el pasillo y nos indicaron el sonido del minuto de silencio, que sin saberlo iba a ser el minuto más incrédulo y extraño del que tengo el triste recuerdo.

A medida que pasaba la mañana, las noticias llegaban, recuerdo ver llorar a una profesora y posteriormente informarnos de la magnitud del suceso que no parecía tal, creímos en ETA, creímos tantas cosas en las primeras horas de la mañana que no pudimos imaginar lo que vendría después, al tomar conciencia de lo sucedido.

A la hora del recreo, los más de 500 alumnos que por aquel entonces abarrotábamos el hall central y las escaleras de todas las plantas, en el centro de todos, el director con lágrimas en los ojos nos contaba lo sucedido en sepulcral silencio de todo el alumnado.

Continuamos nuestras clases hasta finalizar el día y salir entre comentarios y rostros cabizbajos, al llegar a casa la más extraña de las sensaciones se hizo notar e imagino que toda madre se alegró aquel día de ver regresar a sus hijos a casa, otras no pudieron…

Por la tarde, mudo e inmóvil en el sofá frente al televisor no podía creer lo que veía, sangre y dolor en la céntrica estación madrileña, sangre y lágrimas que se unían a la sensación de incredulidad, sinrazón y de preguntarse por qué, por qué aquella barbarie que estaba viendo, aquellas imágenes y tantas personas ensangrentadas y desorientadas. Preguntándome a mi mismo qué había pasado, qué sucedía en Madrid: Muerte y sinrazón.

Al día siguiente volvimos a las clases, era viernes, un día triste, un día para reflexionar sobre la tragedia y mirar atrás, pensar y quedarse en silencio. Recuerdo que por la tarde fuimos a la plaza de Mijares, donde muchos vecinos nos acercamos para guardar un minutos de silencio, y finalizar con un estruendoso aplauso en recuerdo a las víctimas.

Este fue mi 11 de marzo de 2004, el día de la vergüenza, la traición y la maldad, aquel que han querido que olvidemos junto con las 192 sombras que aun quedan en las conciencias de la gente decente.

Anuncios

Deja tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s