Visitamos Toledo

En la mañana del martes pusimos rumbo a Toledo, ciudad imperial que alberga en su amurallada ciudad restos del paso de diferentes pueblos, religiones que acabaron arrodilladas en 1085 en el mismo Alcázar que hoy nos recibía inmenso y valiente ojo avizor en lo alto de la ciudad.100_4175Empezamos la visita por la Cuesta de Santa Ana, callejeando hasta dar con la Catedral de Toledo, que nos ha hecho detenernos durante unos minutos para contemplar su inmensidad, belleza e infinidad de imágenes en su puerta principal, como la de Jesucristo y sus doce apóstoles. Ante tal muestra arquitectónica, no hemos dudado entrar para conocer su interior, que me ha dejado tremendamente sorprendido por la cantidad de habitáculos, como por las colecciones de Rubens o El Greco.

100_4160Seguimos el entramado toledano para llegar a la plaza del Zoco, pasando por la estatua de Cerventes, hasta la exposición sobre la Guerra de Independencia española de 1808, donde nos paramos a visitarla.

Tras esto, una breve parada para reponer fuerzas y probar una cerveza con una buena tapa.

Continuamos hasta encontrarnos con el fantástico Alcázar de Toledo, testigo infranqueable de cruentas guerras y peores asedios. Una verdadera joya que ha sabido mantenerse con el paso de los tiempos en lo alto de la ciudad.

100_4227También nos acercamos hasta otra exposición, esta sobre los utensilios de tortura de la Inquisición, demasiado real…y para finalizar, subimos a la Iglesia de San Ildefonso y tomar unas fotos e imágenes para el recuerdo de esta visita a la ciudad de Toledo.

Para finalizar, subimos hasta la Puerta de Bisagra, donde me he quedado mudo con el impresionante Águila Bicéfala tallada en piedra, sobre el arco de la muralla, recordamos, escudo del Emperador Carlos I y V de las Españas, para los Memoria Histórica.

100_4208Sin olvidar cruzar el arco para encontrarnos con la estatua a Carlos I, donde, como es de rigor, nos hicimos la instantánea en recuerdo de tan ilustre emperador que gobernó estas sagradas tierras con su águila de dos cabezas que vigilaba ambos lados del Imperio Español.

Con ganas de volver, con muchos kilómetros recorridos en esta visita, casi 6 horas andando recorriendo cada rincón del recinto amurallado y satisfecho de haber elegido esta ciudad como destino de viaje, y aquí está brevemente la crónica de un viaje a Toledo.

Anuncios

Deja tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s