Concesión de Villazgo a Mijares: 1679-2008

La Historia sitúa a Mijares como una aldea más del territorio influenciado por la Villa de Mombeltrán, tierra de Duques. La villa cabecera controlaba las numerosas poblaciones cercanas entre las que se encontraba nuestro pueblo.

La posición autoritaria por parte del ducado de la familia Alburquerque va a marcar los hechos posteriores que dan lugar a la concesión del título de villazgo en favor de Mijares tras una serie de hechos penosos que hacen a nuestra población encaminarse hacia  la desvinculación para con Mombeltrán y su amplio radio de influencia, desvinculándose de la jurisdicción de Mombeltrán.

Corría el año 1679, la aldea mijariega estaba sometida a los constantes abusos de poder de una villa cabecera que tenía competencia tanto a nivel jurídico-administrativo como a nivel de influencia sobre los beneficios agrícolas y económicos.

Una serie de sucesos van a marcar el carácter reivindicativo de la propuesta de desvinculación de Mijares sobre La Villa, entre ellas:

-distancia entre la aldea y la cabecera;

-lo abrupto del terreno;

-envenemamiento de las gargantes de Mijares;

-desprecio de los jueces villanos hacia Mijares;

-impuestos sobre agricultura excesivos.

El 6 de octubre de ese mismo año, se otorga una concesión mediante la cual, suplicaban al Rey y al Real Consejo de la Cámara que eximiera y sacara de la jurisdicción e hiciera villa a Mijares. A partir de aquí, el mismo Carlos II aprobó hace hoy 329 años, 14 de octubre de 1679, la concesión de villazgo para la aldea de Mijares. De esta concesión, Mijares obtuvo los siguientes privilegios, desvinculada, una vez de Mombeltrán:

-se permitió que esta  villa levantará insignias jurisdiccionales

-se realizó el deslinde y amojonamiento del término municipal con competencia en los actos de carácter jurídico y delictuales que ocurran dentro de este término

-se procedió a verificación de los censos aportados y se otorgó la libre designación de los alcaldes ordinarios.

-los pastos comunes quedaron en la forma anteriormente pactada.

Pese a esto, el Duque de Mombeltrán permaneció con su política de rentas, posesiones, etc. Obtuvo de todo esto Mombeltrán 7000 maravedíes por vecino más una suma con diferentes costes, lo que hizo comenzar la historia breve de la Villa de Mijares con unas arcas maltrechas.

Tras la iniciativa de Mijares, otras pequeñas aldeas supeditadas a Mombeltrán continuaron la labor de desvinculación por lo que en 1703 se firmó el “Pacto de Concordia” en el que se estipulan los derechos y obligaciones, las prestaciones y contraprestaciones de las villas de toda la zona. En lo referido a Mijares, desaparece casi por completo el régimen de aprovechamiento en común, salvo una parte del pinar, y se efectúa la delimitación del término municipal.

Historia viva de un pueblo que necesitó luchar para escapar de las garras de lo que es hoy un pueblo vecino con la historia más amplia e interesante, salvando las distancias con Arenas de San Pedro. Por tanto, una reseña histórica hacia el libro de la vida de nuestro pueblo.

Este artículo está especialmente dedicado a David Sánchez, amigo personal y colaborador en la ardua tarea de conocer los entresijos de nuestra historia e identidad.

Admin TerritorioMijares

Anuncios

Deja tu comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s